Home Noticias Investigadores siguen las ‘huellas de casualidad’ de orcas en la Bahía de...

Investigadores siguen las ‘huellas de casualidad’ de orcas en la Bahía de Monterey

12
0



Cada primavera, las ballenas grises migran hacia el norte desde México, remolcando a sus crías recién nacidas sobre el formidable Cañón de Monterey por primera vez. Las orcas también llegan a la bahía. para cazar a los bebés grises.

Ahora los científicos locales están siguiendo las “huellas fortuitas” que dejan las orcas para encontrar pistas sobre su salud e identidad.

Si bien siempre existe la posibilidad de ver orcas en la Bahía de Monterey, los investigadores notan un ligero aumento en los avistamientos durante la migración de la ballena gris en abril y mayo. Este año, el Proyecto California Killer Whale se asocia con Ocean Wise, una organización conservacionista sin fines de lucro con sede en Vancouver, Columbia Británica. Los investigadores, autodenominados “adictos a las orcas”, están colaborando para probar una nueva técnica para estudiar las orcas. Su objetivo es utilizar eDNA, o pequeños fragmentos de ADN que se encuentran en el medio ambiente, para aprender más sobre los 200 individuos de la población local. Este método nunca antes se había utilizado para estudiar el microbioma de la piel de los mamíferos marinos.

Durante los próximos meses, desafiarán el viento primaveral en la Bahía de Monterey para recolectar tantas muestras biológicas como puedan. Su análisis de muestras en el otoño determinará si esta estrategia puede reemplazar o complementar el procedimiento estándar, mucho más invasivo, de la biopsia de grasa.

Para los conservacionistas, las orcas son una triple amenaza. Socialmente, son esenciales para la cultura, las tradiciones y las prácticas de las comunidades indígenas. En el medio ambiente, son depredadores de arriba hacia abajo esenciales que también contribuyen al ciclo del carbono, lo que ayuda a mantener el clima. Económicamente, la observación de ballenas es toda una industria de empleos que depende plenamente de una población sana.

Al igual que los humanos, las orcas arrojan células dondequiera que vayan. Estos fragmentos de ADN, conocidos como eDNA, pueden informarnos sobre su paradero, sus relaciones entre sí e incluso su salud.

Gary Sutton, técnico de investigación de Ocean Wise, explicó que el proceso de recolección es bastante simple. “Esperas hasta que se sumergen y luego tomas muestras de esa zona plana de agua llamada flukeprint, donde puedes encontrar células de la piel. Recójalo, páselo por una máquina y vea si podemos descubrir qué bacterias viven en la piel de las ballenas, lo cual es un buen indicador de la salud general del animal”, dijo Sutton.

Para controlar las corrientes dinámicas, toman muestras de agua de mar cercana, fuera de la huella de la ballena. Esto establece una línea de base para la comparación.

Después de recolectar las muestras, los investigadores del Proyecto Killer Whale las envían al laboratorio de ADN ambiental Ocean Wise en Vancouver. Pasan las muestras por análisis de PCR, lo que les permite buscar especies específicas. “Podemos configurar los cebadores en nuestro proceso de análisis para buscar bacterias en las orcas en lugar de, ya sabes, en el salmón”, dijo Sutton.

Luego, pueden observar qué bacterias y otros microorganismos están asociados con diferentes ballenas. Por lo general, para saber si los individuos están sanos o quién está relacionado con quién, los científicos tienen que realizar una biopsia de ballenas vivas, lo que implica utilizar un dardo de ballesta para tomar un pequeño trozo de piel. Si funciona, el análisis de ADNe sería una forma mucho menos invasiva de obtener gran parte de la misma información.

Si bien las orcas no son pequeñas (incluso sus crías pueden pesar 400 libras), la Bahía de Monterey es aproximadamente del tamaño de Connecticut. La bióloga del Killer Whale Project, Colleen Talty, dice que incluso durante la oleada primaveral, las orcas son difíciles de encontrar. Durante los últimos años, su fuente de alimento favorita ha estado sufriendo un evento de mortalidad inusual. La población de ballenas grises ha ido disminuyendo desde 2019, por lo que las orcas podrían estar buscando presas alternativas.

“Menos crías significan menos de esa fuente particular de alimento para las orcas, por lo que podrían viajar a diferentes áreas para atacar diferentes especies o delfines o incluso atacar a crías de ballena gris en diferentes áreas”, dijo Talty.

Las orcas tienen muchas otras fuentes de alimento, pero si abandonan la bahía para buscar comida en otro lugar, será aún más difícil encontrarlas y estudiarlas.

Después de un período de formación con Ocean Wise, el equipo del Killer Whale Project ha recogido seis muestras. Esperan recolectar al menos 20 más antes del análisis en septiembre.

La Dra. Chloe Robinson, directora de la iniciativa Ocean Wise Whales, ha realizado estudios similares filtrando bacterias del ADNe en el aliento de los delfines. Ella confía en esta técnica. “Creo que tiene alrededor del 99% de posibilidades de éxito”, dijo Robinson, “e incluso si un puñado de muestras funcionan, sigue siendo un éxito”.

En general, esta empresa de investigación conjunta podría ser una nueva forma de estudiar las orcas en su hábitat natural, y una mejor comprensión conduce a una mejor protección.

“Las orcas son importantes social, económica y biológicamente”, dijo Robinson, “pero más que nada, son una especie muy inteligente y emocional que merece ser protegida”.



Source link

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here